Inicio arrow Estética Termal
Í n d i c e
Inicio
Equipo de Termas
Actualidad Termal
Aguas Minerales
Turismo Médico
Turismo sostenible
Talasoterapia
Amigos de las Termas
Rutas Saludables
Publicaciones
Guía de Balnearios
Estética Termal
Medicina Termal
Turismo Termal
Inversores
Buscar
Multimedia
Bookmark and Share



TERMOTERAPIA

La aplicación de calor en algunas partes del cuerpo cumple una función importante en los cuidados estéticos. Esta técnica conocida como termoterapia permite toda una gama de tratamientos. Seleccionamos algunos para ti.

El organismo humano mantiene su temperatura entre determinados límites fisiológicos. Para ello dispone de ciertos mecanismos de regulación que se oponen al calor o al frío ambiental . Así por ejemplo, resulta muy útil la aplicación de calor en áreas de especial tensión como son las zonas lumbares y cervicales. Produce una relajación que favorece el alivio de dolores musculares.

Por otro lado, el uso de cuerpos sólidos como arcillas o parafina presenta un gran interés. Son productores de calor, elevan su temperatura hasta 40 ó 50 grados para luego ceder el calor lentamente al organismo mientras se van enfriando.

La arcilla
La arcilla caliente al ser una materia plástica se adapta perfectamente a toda la zona a tratar, almacena muy bien el calor y lo va liberando lentamente. Debido a su composición, puede introducir diversos componentes minerales a través de la piel y también actuar como absorbente de materias tóxicas.

Es muy efectiva su aplicación como efecto antiinflamatorio en artritis de las articulaciones. En estética se usa para tratar zonas donde existe una combinación de flacidez y celulitis, porque al ser un mineral, tiene un poder reafirmante. Por la producción de el calor y la absorción de toxinas es a la vez anticelulítica.

Para que sea más efectiva, se puede asociar al tratamiento algún principio activo anticelulítico como por ejemplo algas líquidas que se reparten por la zona a tratar antes de aplicar la arcilla. Su mayor inconveniente es que una vez finalizado el tratamiento hay que ducharse para eliminarla totalmente.

La parafina
Los baños de parafina son una técnica de termoterapia que tiene sus indicaciones especiales .

La parafina es un aceite mineral que se funde a 52º. Se presenta en forma de unas placas de color blanquecino. Para prepararla se utiliza un recipiente eléctrico especial para fundirla que mantiene la temperatura constante. Hay que procurar no sobrepasar el límite de tolerancia para evitar quemaduras.

La técnica de aplicación más sencilla es la inmersión, útil en zonas como la mano, el codo o el pie. Se introduce y se extrae la parte a tratar de un modo rápido en la parafina líquida. De este modo, se van superponiendo varias capas de parafina hasta obtener una cataplasma envolvente de media a un centímetro de grosor.

Si las zonas son amplias se suelen hace mediante pinceladas repetidas. En ambos casos, se mantiene la aplicación durante una media hora. Finalmente, la parafina sólida se extrae con mucha facilidad.

La parafina, aparte de tener todos los efectos de la aplicación de calor, es muy interesante como tratamiento de las pieles secas y con tendencia a la psoriasis, ya que ayuda al desprendimiento de las células superficiales. Por otra parte, al ser una materia grasa, deja la piel totalmente lubrificada.

Los Parafangos
El parafango es una técnica derivada de la aplicación de parafina. Se basa en una mezcla de parafina y fangos con alto contenido en sales minerales. El modo de aplicación es el mismo que la parafina aunque se suele utilizar para zonas más amplias. En estética se utiliza para casos de celulitis, de la manera siguiente:

  • Aplicar en la zona el producto anticelulítico
  • Pincelar el parafango
  • Tapar con una manta eléctrica pura mantener el calor.
  • Dejar durante media hora.

CONTRAINDICACIONES
DE LA TERMOTERAPIA

Hay que excluir la aplicación de calor en los siguientes casos:

  • En los procesos inflamatorios muy agudo, cuando la zona esté muy caliente a la palpación.
  • En lesiones hemorrágicas, como por ejemplo hematomas.
  • Cuando existan trastornos circulatorios, varices o dificultad de drenaje linfático.
  • En los ancianos hay que ir con cuidado porque pueden presentar alteraciones de sensibilidad al calor.
  • En niños pequeños, ya que aún no tienen una termorregulación correcto.
  • En las personas hipotensas, es preferible que sólo se utilicen tratamientos con calor en zonas localizadas no muy grandes, o al menos, sólo en la parte inferior del cuerpo.

 

Web recomendada:
http://www.balneariosvalencianos.com

MAYTE SUÁREZ SANTOS.
Especialista de Medicina y Termalismo

 
Termatalia 2017

| Grupo Termas | Inversores |News Thermal | Consulting | Anúnciese en TermasWorld.com | Condiciones de Uso | Política de Privacidad |

Copyright TermasWorld ® 1999 - 2017 * All rights reserved worldwide












Viajar la mejor terapia



10 años de TermasWorld.com en la Red
Publicidad ISMH