Anuncio
Inicio arrow Estética Termal
Í n d i c e
Inicio
Equipo de Termas
Actualidad Termal
Aguas Minerales
Turismo Médico
Turismo sostenible
Talasoterapia
Amigos de las Termas
Rutas Saludables
Publicaciones
Guía de Balnearios
Estética Termal
Medicina Termal
Turismo Termal
Inversores
Buscar
Multimedia
Bookmark and Share



LA ARCILLA , TIERRA MEDICINAL MILENARIA

Es un excelente producto que ayuda a restablecer el equilibrio general y a mantener la piel mas joven. Por sus propiedades cosméticas ayuda a eliminar toxinas y depurar la piel.

¿Qué laboratorio podría reivindicar la paternidad de un remedio utilizable, al mismo tiempo en el tratamiento de la sinusitis, de la otitis, la úlcera o de los abscesos, que se revela tan eficaz para la consolidación de una fractura como para tonificar una columna vertebral deficiente, depurar la piel o limitar la extensión de un ataque febril, permitiendo así que el organismo se defienda mejor?.

La utilización de la arcilla se remonta a los albores de la humanidad. Antiguos documentos, algunos milenarios antes de nuestra era, manifiestan que los médicos egipcios de la época ya utilizaban esta tierra medicinal contra las inflamaciones y aplicaban los fangos calientes del Nilo para tratar deformaciones reumáticas.

Por sus propiedades antisépticas, los embalsamadores la aplicaban para la momificación de los cuerpos. Primero maceraban el cadáver durante 70 días en un baño de sal, después de haberle retirado los intestinos y el cerebro. Luego impregnado de una arcilla especial y aceites antisépticos, lo revestían de fina bandas de tela.

A lo largo de los siglos, Avicena, Dioscórides, Galeno, Gandhi, entre otros, también preconizaron la arcilla en terapéutica. En Grecia, el célebre Hipócrates no la desdeñaba como remedio, bien para curar o aliviar el dolor. Incluso Plinio "el viejo" dedicó un capítulo de su obra La Historia Natural a esta materia.

Fue su utilización la que hizo célebre al abad Sebastián Kneipp quien, en el siglo XIX, después de haber aplicado arcilla sobre animales, particularmente caballos atacados de fiebre aftosa, empleó la arcilla en terapéutica humana con mucha prudencia. Ante los éxitos obtenidos, con "un poco de agua, un poco de tierra y algunas hierbas" Kneipp dedicó su vida a aliviar y curar a los seres humanos. En Europa, tuvo fieles seguidores, entre los más destacados figuran Luis Khüne, Adolfo Just, Julious Stumpf en Alemania y Dextreit, en Francia.

Actualmente, las prevenciones contra la arcilla se van disipando poco a poco y el número de los que aún la desconocen decrece día a día. La arcilla es el remedio de hoy, de mañana y de todos los tiempos, tan antiguo como el mundo, bien conocido por los animales e igualmente beneficioso para los vegetales y con un porvenir está asegurado como producto cosmético.

No puede hablarse de grandes remedios modernos sin haber apreciado antes este beneficio de la naturaleza, siempre a disposición de quien se esfuerza en descubrirlo y admitir su probada eficacia y, además, experimentarlo.

 

EN COSMÉTICA

Desde la antigüedad ha sido uno de los productos más utilizados por sus propiedades cosméticas. La arcilla comercializada para uso terapéutico y cosmético es extraída de un terreno no contaminado y luego expuesta al aire libre para ser secada y "revitalizada" en contacto con el sol. Después de purificada y molida se empaqueta y se comercializa en herboristerías y tiendas de dietética. También hay cápsulas, de venta en farmacias, que ingeridas antes de las comidas ayudan a eliminar los gases que se producen en el organismo como consecuencia de la digestión. La arcilla molida, una vez usada se tiene que desechar.

La arcilla en polvo puede ser roja, marrón, blanca, rosa, verde, azul, gris y negra. Los colores vienen determinados por las características químicas del terreno de extracción. La arcilla para fines curativos y cosméticos es verde, es la más activa y "joven", en la que el estadio evolutivo del mineral está menos avanzado y es la más indicada para ser ingerida: contiene hierro bivalente, la única forma de este mineral que puede absorber el intestino. El hierro trivalente de la arcilla roja no es absorbible y, por lo tanto, no aprovechable por el cuerpo humano.

 

USO EXTERNO

Máscara de arcilla.- Se prepara en un recipiente de madera o cristal. Se vierten unas cucharaditas de arcilla verde molida y un poco de agua y se mezcla hasta conseguir un compuesto cremoso. Después se extiende sobre la cara y deja reposar hasta que se haya secado. Aclarar con agua tibia ; la piel aparecerá más suave, lisa y uniforme, ya que la arcilla elimina la capa superficial de células muertas de la piel y la provee de sales minerales y oligoelementos.

Según el tipo de piel, es posible añadir otros ingredientes; con el yogur natural, la máscara atenúa las arrugas; con zumo de zanahorias alarga el bronceado; y con la yema de huevo y el zumo de pepino, es hidratante y nutritiva.

Puede ser muy eficaz como producto cosmético, porque purifica la piel, elimina la capa superficial de células muertas y estimula la regeneración de las células.

Baño.- En una bañera llena de agua añadir medio kilo de arcilla verde molida, gruesa o fina. Mezclarla y sumergirse. Durante el baño se recomienda mover las piernas y brazos para hacer que la arcilla quede en suspensión en el agua y no se deposite en el fondo. Pasados 15 a 20 minutos, salir de la bañera, secarse sin aclarar. Los baños tienen que ser realizados al menos 2 - 3 veces a la semana, durante una temporada.

El baño es particularmente útil para depurar la piel, darle un aspecto liso y uniforme y, sobre todo, para relajarse y recargar energía positiva. Además atenúa la retención hídrica y, por lo tanto, ayuda a los tejidos a librarse de las toxinas acumuladas.

 

EN ESTÉTICA

La arcilla se compone principalmente de silicatos de aluminio mezclados con óxido de hierro, carbonato cálcico y magnesio. El silicato de aluminio favorece la regeneración tisular y por ello se utiliza para mejorar las cicatrizaciones, al permitir cerrar más rápidamente las heridas y úlceras. Del mismo modo que actúa como filtro en el medio acuoso, cuando entra en contacto con la sangre actúa como filtro que la purifica.

La arcilla tiene un interés muy importante en los tratamientos estéticos donde sus propiedades particulares consiguen resultados sorprendentes.

Acción depurativa sobre los tejidos:

Por su alto contenido en minerales, ayuda a absorber el edema del tejido graso, generador de celulitis. Potencia el efecto de drenaje linfático manual.

Acción exfoliativa:

Por su acción exfoliativa sobre la capa córnea, favorece la absorción de los productos cosméticos que se aplicarán posteriormente.

Depura la piel de las impurezas acumuladas en la superficie, la reoxigena, la tonifica y normaliza su textura.

Acción aclarante:

Sus componentes degradan las moléculas de melanina y hemoglobina que pueden favorecer la aparición de manchas. Es una ayuda importante en la reabsorción de los hematomas y aclara las manchas hipercrómicas debido a la acción del sodio, el potasio y el azufre que contiene.

Acción estética:

Al revitalizar los procesos biológicos, mejora el aspecto de la piel, estimula la circulación sanguínea, provoca un efecto ionizante, elimina las toxinas de la epidermis, fortifica los tejidos y atenúa la profundidad de las arrugas.

En los casos de acné, se aprovecha la acción microbiana de la arcilla y su poder astringente.

El fenómeno de hiperoxidación celular lucha contra los radicales El fenómeno de hiperoxidación celular lucha contra los radicales libres y por consiguiente, actúa como producto anti-envejecimiento.

En Cosmetología las arcillas son empleadas por sus poderes remineralizantes, adelgazantes, revitalizadores y absorbentes. No olvidemos que el silicio, es un mineral que reestructura los tejidos conjuntivos y lucha particularmente contra la piel de naranja, la fibrosis y la esclerosis delos tejidos adiposos.

Sabemos que una de las principales causas de toda enfermedad es la alimentación antinatural que por diferentes causas fatiga el organismo y produce toxinas. Se impone pues, la limpieza del cuerpo de todas estas impurezas a través de medios naturales como la arcilla, los baños naturales, la cura de frutas, el ejercicio, masaje, hierbas, etc .Evidentemente, pretender curar exclusivamente con arcilla no seria razonable. Su empleo como medicamento resurge a favor de personas instruidas, sedientas de terapias suaves y eficaces.

MAYTE SUAREZ SANTOS.
Periodista especializada en Medicina

 
Termatalia 2017

| Grupo Termas | Inversores |News Thermal | Consulting | Anúnciese en TermasWorld.com | Condiciones de Uso | Política de Privacidad |

Copyright TermasWorld ® 1999 - 2017 * All rights reserved worldwide












Viajar la mejor terapia



10 años de TermasWorld.com en la Red
Publicidad ISMH