Anuncio
Inicio arrow Turismo Termal
Í n d i c e
Inicio
Equipo de Termas
Actualidad Termal
Aguas Minerales
Turismo Médico
Turismo sostenible
Talasoterapia
Amigos de las Termas
Rutas Saludables
Publicaciones
Guía de Balnearios
Estética Termal
Medicina Termal
Turismo Termal
Inversores
Buscar
Multimedia
Bookmark and Share



VIAJE A COLOMBIA

 

Peregrinaje bajo tierra por la Catedral de Sal de Zipaquirá

Homenaje a los minerosPatrimonio histórico, cultural y religioso, fue declarada la primera Maravilla de Colombia y considerada la octava maravilla del mundo. Peregrinamos bajo tierra por  la nueva Catedral de Sal, obra de monumental belleza que nace de la fe de los mineros y la devoción que profesan a la Virgen de Guasá. Un espectáculo de oscuridad y grandeza en el corazón de la montaña de Zipaquirá.

A tan solo a  50 kilómetros de la capital  Bogotá, se encuentra una de las obras de arquitectura más importantes para los colombianos por ser considerada una de las maravillas del mundo, la Catedral de Sal de Zipaquirá.

Nuestro anfitrión, Juan Correa Jaramillo,  que ejerció además de  perfecto cicerone, nos alojó en el moderno hotel con encanto, Habitel, a tan solo dos quilómetros del aeropuerto internacional El Dorado,  tenia reservada esta agradable sorpresa  a nuestro regreso de Caldas de Manizales, en el eje cafetero, a donde habíamos acudido invitada como conferenciante en el Primer  Encuentro Internacional de Spa y Termalismo, Acontecimiento  de gran interés para el turismo de salud, un sector emergente en el país, y que me permitió reencontrarme con otros colegas amigos de Argentina.

POR LA SABANA DE BOGOTÁ
Por su ubicación en las estribaciones de la Cordillera Oriental de los Andes, nos había recomendado llevar ropa de abrigo ya que esta parte del país se caracteriza por tener un clima frío. Sin embargo el día amaneció soleado,  lo que nos  permitió  disfrutar  de la belleza del paisaje de  la hermosa Sabana verde  hasta llegar a este  particular y único centro religioso.

Así, en las profundidades  de la montaña que circunda la parte urbana del municipio de Zipaquirá, ciudad salinera y uno de los destinos turísticos más importantes del país, encontramos  uno de los monumentos más importantes  de Colombia, la Catedral de Sal, una obra  monumental  de singular belleza que se convierte en uno de los símbolos del país y tributo a la labor de los mineros y de la ingeniería de minas.

Mayte y colegas....  // Entrada a la Catedral....

La curiosidad es grande pues nunca había visitado un universo subterráneo de tanta belleza. Nada menos que unos  8.500 metros cuadrados de imágenes y representaciones religiosas perfectamente talladas sobre la sal que recubre las paredes de la antigua mina.

Este monumento nace de la fe de los mineros y de la devoción que éstos profesan a la Virgen del Rosario o Virgen de Guasá, llamada cariñosamente por ellos como” La Morenita “. Estos hombres, que durante el desarrollo de su trabajo minero se exponen a innumerables riesgos como derrumbes, explosiones, presencia de gases, oscuridad, en muestra de gratitud y fervorosa devoción, a través de altares que van dejando en sus frentes de trabajo, rinden culto a la Virgen de Guasá.

Centro de ConvencionesZIPAQUIRÁ Y LAS MINAS DE SAL
Antes de iniciar el peregrinaje nos documentamos con un poco de historia. Así  conocimos que para los indígenas que habitaban en la región de la Sabana de Bogotá, especialmente los del poblado de “Chicaquichá “, la sal fue uno de sus más importantes productos, ya que  era la base de su intercambio comercial o trueque. Cuando estos indígenas descubrieron los yacimientos salinos su auge económico y de poder de trueque se incrementaron, convirtiéndose su cacique, “El Zipa “, en uno de los gobernantes más influyentes de la región.

Sin embargo, el inicio de la explotación minera de las Salinas de Zipaquirá fue a comienzos del siglo XIX, por recomendaciones del ingeniero alemán, Alexander Von Humbolt.  El científico puso en marcha  la explotación minera de estos depósitos de sal, de una manera más técnica y segura, introduciendo el sistema de cámaras de explotación o socavones, lo que se concretó con la llegada de otro ingeniero alemán, Jacobo Wiesner.

La roca era extraída de esos socavones y trasportada a estanques construidos en piedra, en los cuales se diluía y obtenía la salmuera. A lo largo del siglo XIX se introdujeron mejoras en la explotación y obtención de la Sal, como fueron la sustitución de las parrillas por hornos, donde se hacía la evaporación; las antiguas vasijas de barro por fondos o vasijas de hierro; la leña por carbón, para el funcionamiento de los hornos; y la pólvora por la dinamita para la explotación.

RECORRIDO POR LA CATEDRAL DE SAL  
En compañía de nuestro ilustre amigo  y junto a los colegas de Italia y Argentina,  nos dirigimos al túnel de entrada a  la Catedral de Sal.  Antes  de comenzar  el recorrido,  la guía nos informa  sobre las dos etapas de este santuario. La primera construida en 1954 y clausurada 40 años después por problemas de agrietamientos y la segunda, erigida en 1995, con el diseño del Arq. Roswell Garavito Peral que siguió la simbología de la iglesia cristiana para el desarrollo del proyecto. La mayoría de las obras, así como las tallas de los mineros tienen pues, un aspecto simbólico.

Angel anunciador  // Detalle altar mayor  // Anunciación ( interior de la catedral de sal ) // La Creación

Con cierta emoción y respeto por este lugar admirable,  nos adentramos por este espectáculo de oscuridad  y grandeza;  un encuentro de lo religioso y lo humano bajo tierra.

La estructura turística de la Catedral se divide en tres secciones principales: El Vía Crucis, la cúpula, la rampa de descenso y los balcones, y las naves centrales. En el primer tramo del recorrido se encuentra el Vía Crucis, émulo de las 14 estaciones bíblicas, compuesto por pequeñas capillas talladas en sal, la mayoría de ellas con vacíos a los socavones de la mina.

Cada estación tiene unos reclinatorios que parecen de mármol, pero que están tallados en las profundidades de la tierra salada.  Este mágico paisaje se complementa con especies de copos formados por sal húmeda y estalactitas que cuelgan en medio de un entorno blanco y gris, producto de la mezcla de la sal y la tierra.

Este Vía Crucis conduce a la cúpula, de 11 metros de diámetro, luego a la rampa del descenso principal y a los balcones, sección intermedia desde donde se puede observar una inmensa cruz iluminada hacia arriba, de 16 metros de altura, tallada en bajo relieve, la cual domina la Nave Central.

Tras recorrer el Camino del Calvario en una visita que  nos resulta espiritual y placentera,  llegamos  al altar de la Catedral de Sal, una hermosa joya arquitectónica admirada por todos los visitantes, independientemente de sus creencias. Al frente, una imponente cruz tallada en el fondo de la mina, que se destaca con la ayuda de una casi cegadora luz blanca.

El microclima que se respira contribuye a sentir una increíble paz interior en cada fase de este itinerario turístico-religioso cuyo tramo final,   conduce al centro de la Catedral en donde se encuentran  las naves del Nacimiento y de la Muerte y Resurrección, el altar mayor, el comulgatorio y, en el fondo  la Creación del Hombre, una escultural obra de mármol, elaborada por el artista Carlos Enrique Rodríguez. Así mismo, se pueden observar cuatro inmensas columnas cilíndricas que simbolizan los Cuatro Evangelistas.

Todo este complejo arquitectónico religioso, asentado en las entrañas de la tierra, cuenta con planta de energía eléctrica y con vía vehicular por si se presenta una emergencia de evacuación. Posee una óptima infraestructura que permite brindarle al turista la seguridad necesaria durante su recorrido, el cual se realiza por túneles, socavones, galerías o cámaras de explotación de 16 metros de alto por 10 de ancho, y una profundidad que varía entre los 60 y los 120 metros, durante un tiempo aproximado de una hora. Las capillas están labradas en las paredes de la mina, con trazos simples y poderosos, bañados por una luz tenue,  acentúa el ambiente de recogimiento.

Antes de abandonar el templo adquirimos  postales de recuerdo con imágenes de la Catedral y cerámica elaborada a mano.  También a  la salida del templo, los turistas y feligreses suelen comprarle a los vendedores ambulantes agua bendita embotellada, rosarios, medallas, escapularios y estampitas con temas religioso. Souvenir que nos evocarán momentos entrañables de  esta  increíble experiencia  saludable para el cuerpo y el espíritu.

MENÚS Y RECETAS DE LOS MINEROS
Nuestro cicerone y anfitrión  Juan Leonardo Correa,   tenía reservada otra sorpresa como colofón del día dedicado a descubrir el mágico mundo  por el interior de la montaña de Zipaquirá.  Conocedor de que el itinerario  despertaría  nuestro apetito,  reservó mesa y almuerzo para  degustar la cocina típica  en el Parque Restaurante Funzipa. Un  lugar que se caracteriza por que conserva la tradición del antiguo proceso de la sal, siendo los únicos hornos en funcionamiento.

Preparando el horno para la tipica papa de los fondos // Mayte y colegas en la fachada del Restaurante Funzipa

Ubicado sobre una estructura física de 109 años donde  antiguamente eran hornos del proceso de la sal, fue restaurado por Humbolt a principios del siglo pasado, diluyendo las rocas en tanques de decantación y luego en ebullición a 130º de temperatura, se logra  evaporar el agua y se decanta la sal.  De este modo,  el efecto del vapor emanado se ha ido adhiriendo a sus columnas creando  lo que hoy se considera una decoración única y natural.

Este acogedor  restaurante, patrimonio cultural colombiano,  tiene una antigüedad de 36 años.  Según nos explican, el establecimiento  viene comprando sal por toneladas directamente a la mina,  vertiéndola en unos tanques y transportándola   por una tubería hacia los hornos donde se hace su respectivo proceso  para preparar la típica papa de los fondos. La administración actual ha basado su gastronomía en los platos típicos de la región sin olvidar los menús o recetas que los mineros preparaban mientras laboraban, estos se han incluido en nuestra carta como es el “plato del minero “.

No resistimos la tentación de plasmar en nuestra cámara  este proceso,  y  poco después  degustamos  un delicioso almuerzo casero  - ajiaco santafereño; sobre- barriga al horno con papa salada y cuajada con melao-  en animada camaradería. Tanto es así , que  decidimos grabar  digitalmente  el recuerdo de nuestra visita  antes de emprender el regreso a la capital Bogotá, considerada por nuestro anfitrión, como  la Atenas  de  Latinoamérica.

Altar Mayor

MAYTE SUÁREZ SANTOS.
Consultora Europea de Turismo y Gestión Termal.
Editora del GRUPO TERMAS y RUTAS SALUDABLES

 
Termatalia 2017

| Grupo Termas | Inversores |News Thermal | Consulting | Anúnciese en TermasWorld.com | Condiciones de Uso | Política de Privacidad |

Copyright TermasWorld ® 1999 - 2017 * All rights reserved worldwide












Viajar la mejor terapia



10 años de TermasWorld.com en la Red
Publicidad ISMH