Anuncio
Inicio arrow Rutas Saludables
Í n d i c e
Inicio
Equipo de Termas
Actualidad Termal
Aguas Minerales
Turismo Médico
Turismo sostenible
Talasoterapia
Amigos de las Termas
Rutas Saludables
Publicaciones
Guía de Balnearios
Estética Termal
Medicina Termal
Turismo Termal
Inversores
Buscar
Multimedia
Bookmark and Share



La Ruta por el Maestrazgo. De la sierra al mar
RUTAS SALUDABLES

 

Por MAYTE SUAREZ SANTOS
Periodista especializada en Medicina y Termalismo
Editora de la Revista electrónica TermasWorld.com


Sus casas cuelgan de imponentes riscos, su historia cuenta leyendas árabes y su situación hace de esta zona de Castellón, una ruta interminable. Un viaje por el Maestrazgo es disfrutar de un auténtico "revival" de turismo rural en sinergia con el turismo de salud. Descubrir la esencia del ecologismo sin renunciar a una "remise en forme" en unas termas bañadas por el Mediterráneo. Vivencias inolvidables descubriendo pueblos medievales, manantiales y fuentes de agua mineromedicinal con sabor milenario y arte rupestre declarado Patrimonio de la Humanidad. Es gozar de la Naturaleza a través de un sugestivo itinerario que nos llevará de la sierra al mar

Mapa de la Zona

 

Adentrarse en la comarca del Maestrazgo en la provincia de Castellon que se extiende hasta el mar, es siempre una aventura para el viajero, y nosotros queremos vivir esa experiencia. Estas tierras son únicas por todo lo que atesoran, sus antiguas mansiones blasonadas, monumentos cargados de historia, las obras de arte que conservan en sus museos municipales y eclesiásticos, la buena mesa, manantiales y un Balneario de prestigio milenario y especialmente la hidalguía de sus gentes que se manifiesta en su generosa hospitalidad.

El Alto Maestrazgo, la zona interior montañosa, es, por sus escasas vías de acceso, poco conocida, aunque en los últimos años el turismo rural ha despuntado con fuerza, frenando una despoblación importante. Albocácer, una villa de 1.374 habitantes, a 53 Km de Castellón, es la primera población de nuestro itinerario. Situada sobre un suave cerro a 550 m de altitud, se asienta dulcemente en la falda de una colina rodeada de almendros y olivos.

En la parte alta del núcleo urbano aparcamos el "todoterreno" y caminamos hacia la Plaza Mayor presidida por el Ayuntamiento y la Iglesia Parroquial. En la disposición de su trazado se distingue la estructura medieval. Su topografía es fácil, con calles anchas y rectas que suben o desfilan paralelas a la plaza en donde se alza un esbelto y bello campanario. Es rica en historia. Su nombre corresponde al rey moro que gobernaba la vieja alquería. Al pasear por sus calles reencontramos esas esencias.

Sus gentes son sencillas y de carácter abierto, amantes de sus tradiciones y culturas, prueba de ello son las numerosas fiestas populares que se desarrollan a lo largo del año. Un ciclo festivo que comienza en Enero con la Festa de Sant Antoni, con la tradicional hoguera monumental y la procesión, continua en primavera con la romería a San Miquel, el segundo domingo de mayo y las fiestas patronales de agosto en honor de la Virgen de la Asunción.

La Villa estuvo dominada por los árabes durante muchos años, y fue el rey Jaime I, en 1237, quien la restituyó al dominio cristiano. En 1292 fue entregada a los templarios, que dejaron aquí su impronta. Nos adentramos por sus calles irregulares, repletas de balcones con persianas de anea, hasta encontrar el palacio construido por la familia Fuster en el s. XVIII. Del castillo templario tan solo restan unas interesantes ruinas con lienzos de muralla y alguna que otra torre.

A unos tres kilómetros del núcleo de población encontramos el Ermitori Hospedería de Sant Pau ( s. XV-XVIII) Aquí hacemos un alto para contemplar este conjunto de edificios compuesto por un cuerpo central formado por la Iglesia y la casa hospedería y Declarado Monumento Histórico Artístico Nacional. También nos maravilla observar una gigantesca hiedra en el arco de acceso a la plaza del Ermitorio y que constituye un monumento natural único en la provincia de Castellón.

Vamos ligeros de equipaje ya que nos esperan varios amigos ruteros en diversos puntos de acampada. Este itinerario está diseñado para darnos un baño de cultura y otro a orillas del Mediterráneo, donde la brisa huele a mar. Aunque para llegar a ese descanso marino, antes descubriremos el encanto rural que tienen los pueblos de montaña, saboreando el placer de vivir en un medio ambiente donde el tiempo es cómplice de una vida sin agobios, caminando sin correr, con ritmo pero sin acelerar.

Barranco de Valltorta

 

Albocácer fue elevada a categoría de Villa durante el dominio de Artal de Alagón ( 1275-1293) pero sin duda su principal referente histórico se halla en el Barranco de la Valltorta. Y hacia allí nos dirigimos circulando por una carretera tortuosa donde se localiza un impresionante yacimiento de pinturas rupestres. En tiempos de la prehistoria estuvo ocupado por abundantes bosques y numerosos cursos de agua, que abrieron caminos naturales por barrancos en la actualidad secos.

Según nos aproximamos al Museo, evocamos el recuerdo de Alberto Roda, vecino de la zona y quien descubrió en el año 1917 este conjunto artístico único en el mundo, toda una fortaleza cultural prehistórica que se esconde en los abrigos del Barranco. Localizados a una considerable altura en las paredes de un valle, realmente su ubicación resulta inverosímil, y nos preguntamos cómo accedían sus moradores a estas viviendas prehistóricas. Tal vez, la respuesta la encontremos en las modificaciones geológicas de este territorio y también a razones de tipo defensivo.

Mientras el arte paleolítico representa casi exclusivamente animales aislados - y pocas veces escenas- el arte levantino compone sus escenas de caza y de animales, de arqueros y figuras femeninas que impactan por su sentido de movilidad y su impresionismo. Además, en Valltorta aparece el hombre como tema frecuente y de importancia central. En la cueva de los caballos puede verse perfectamente. Pese los muchos estudios realizados por los principales especialistas, no se ha podido establecer de una manera segura la cronología del arte.

Compartimos los restos de una cultura milenaria con personas de diversas nacionalidades que coinciden visitando este santuario rupestre. Somos miradas curiosas ante una iconografía que habla ya de una ordenación preconcebida de especies y signos proyectados sobre muros que resisten el paso de los siglos. Alrededor de 900 figuras distribuidas en 21 abrigos rocosos y cuevas, situadas a lo largo de los 7 Km del tortuoso valle, ubicado en la población de Tírig.

En las inmediaciones del Barranco se encuentra el Museo de la Valltorta, donde se pretende reconstruir el apasionante pasado prehistórico de las tierras del Alto Maestrazgo. Curiosamente, mientras en el exterior retrocedes a la prehistoria en el interior de este edificio de diseño futurista, se exhibe una maqueta interactiva que permite localizar los puntos de interés de los diversos yacimientos arqueológicos, las masías, las zonas rurales y otros detalles de la zona.

Lo más llamativo del Museo es una reproducción a tamaño natural de la Cova dels Cavalls, descubierta en 1917 y declarada Monumento Histórico Artístico en 1924. En la escena, un grupo de arqueros dispara sus flechas contra una manada de ciervos, integrada por un ejemplar adulto, otro joven, cinco ciervas y dos cervatillos. Las pinturas de Valerosa, exponente más perfecto del Arte Rupestre Levantando, fueron declaradas por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Cueva de los Caballos



 
Termatalia 2017

| Grupo Termas | Inversores |News Thermal | Consulting | Anúnciese en TermasWorld.com | Condiciones de Uso | Política de Privacidad |

Copyright TermasWorld ® 1999 - 2017 * All rights reserved worldwide












Viajar la mejor terapia



10 años de TermasWorld.com en la Red
Publicidad ISMH