Anuncio
Home
I N D E X
Home
Termas Team
Thermal Update
Mineral Water
Medical Tourism
Sustainable Tourism
Thalasotherapy
Termas Friends
Healthy Routes
Publications
Spa & Resorts Guide
Thermal Aesthetic
Thermal Medicine
Thermal Tourism
Investors
Search
Multimedia
Bookmark and Share



Solán de Cabras, Vergel of the Nature

CUENCA Y LA HOZ DEL JUCAR

Para llegar a Solán de Cabras existen diferentes rutas cruzando la serranía conquense pero si optamos por diseñar nuestra propia ruta saludable nada mejor que viajar en coche desde Cuenca, bordeando el río Júcar.

Nuestra breve estancia en la capital de la serranía nos ha dejado un sabor cultural impresionante: casas colgantes que nacen de las montañas y que contemplan el paso de los siglos desde sus ventanas sostenidas en el vacío; el Antiguo convento de San Pablo situado en la estructura rocosa de la hoz del Huécar, hoy Parador de Turismo, desde donde contemplamos el mágico espectáculo de las casas colgadas. Y como atractivo adicional, desde 1966, el pintor Fernando Zóbel instaló en una de las casas colgadas el Museo de Arte Abstracto, que se ha hecho famoso en todo el mundo y que alberga obras del propio Zóbel y de los artistas de la categoría de Tàpies, Canogar, Saura, Chillida, etc.

La ciudad enclavada en una colina rocosa entre los cauces de los ríos Huécar y Júcar. Su origen se remonta a la Edad Media y nace de una alcazaba musulmana del VIII. En 1177 fue reconquistada por Alfonso VIII que residió en la ciudad varios años. Conserva restos del castillo y de las murallas medievales. Su catedral fue construida entre los siglos XII y XIII. Prometemos volver a Cuenca por ser esta una ruta de arte e historia y música recomendable en cualquier época del año.

 

Cruzamos el puente de San Antón que data de la Edad Media e iniciamos el recorrido por la carretera paralela al río Júcar entre grandes cortados que forman la bellísima Hoz del Júcar.Parajes que son utilizados para descansar, el baño, en una playa artificial, la pesca, el alpinismo, etc. Durante todo el trayecto nos encontramos con cantidad de merenderos, mesones y dos campings. Seguimos bordeando el río Júcar y llegamos al último pueblo de la Hoz, antes de penetrar en la Sierra. Villaba de la Sierra que todavía hoy conserva señales de su origen protogótico. Al otro lado del río, el Valle de Cambrón,es una auténtica reserva ecológica.

Decidimos subir al Ventano del Diablo, el impresionante mirador sobre el Júcar ( por carretera a unos 25 kilómetros de Cuenca). Resulta indescriptible la sensación que se percibe al contemplar paisaje que ofrece la serranía. Los barrancos y las hoces parecen haber sido pintados de un negro profundo lo que da un aire estremecedor al camino. Colores que a veces se dulcifican sobre todo cuando aparecen por todas partes una vastas alfombras rojas que adornan los campos: son las varas de mimbre que se visten de otoño.

Estremece contemplar la panorámica sobre la hoz del Júcar. Al final de la subida y tomando un desvío a la derecha surge de entre el paisaje la Ciudad Encantada. La niebla, la humedad y el barro se combinan artísticamente y ofrecen un aspecto fantasmagórico del lugar, incluso hoy que es un soleado día primaveral. Este lugar insólito, que ocupa unos 20 kms. y que está declarado de interés nacional desde 1929, lo forman un laberinto de rocas de las más variadas y extrañas formas, que se originaron en la era secundaria y que la acción geológica y la erosión fueron moldeando. Más que algo natural parece la obra de un artista quem en un fantástico derroche de imaginación, hubiera ido creando todo un mundo rocoso de la nada.

Las figuras tienen nombres populares. Así El tormo alto, una roca de aspecto increíble que parece un hongo que produce una explosión de una bomba atómica da la bienvenida a la magia única de la Ciudad Encantada; o El tobogán, claustrofóbico callejón de aspecto lunar nos lleva hasta el Mar de piedra. Cierran el recorrido, Los amantes de Teruel, dos rocas que se acercan tímidamente la una a la otra. Descendiendo por la serranía y lejos de la Ciudad Encantada, nos da la sensación de haber estado en una urbanización rocosa de sorprendente belleza y poesía.

 

Volvemos al río Júcar y contemplar sus aguas diluyen el recuerdo de las rocas con cierta apariencia humana o animal, recordando objetos o escenas, bien aisladas o en grupo. Nos tomamos un respiro en la laguna natural de Uña. Nuestra cámara recoge cautelosamente el pasear de los patos por el agua y su abundante vegetación. Luego graba para el recuerdo este bello entorno que nos conduce, por una carretera bien señalizada, a una piscifactoría oficial, especializada en la cría de la trucha autóctona serrana, para la repoblación de ríos. Es también sede de la Escuela Regional de Pesca. Dejamos este maravilloso paraje y llegamos al embalse de la Toba, formado por el río Júcar. Aquí nos damos un apetecible baño. No muy lejos un grupo de pescadores y jóvenes disfrutan de la naturaleza y los deportes náuticos.

Retomamos la ruta y sin detenernos, pasamos por Huélamo que fue fortaleza de la Orden de Santiago y por Tragacete, importante núcleo serrano y paraíso de estancia de pescadores, ecologistas, senderistas, montañistas, etc. Por su buena infraestructura hotelera se puede decir que este pueblo fue pionero en el desarrollo turístico de la Serranía. Cerca, están el nacimiento del río Júcar y la pista de esquí de La Mogorrita por la que también se llega al nacimiento río Tajo.


 
DAILY TRAVELLING NEW

| Group Thermal Baths | Investors | News Thermal | Consulting | Announces you in TermasWorld.com | Conditions of Use | Politics of Privacy |

Copyright TermasWorld ® 1999 - 2016 * All rights reserved worldwide












Viajar la mejor terapia



10 años de TermasWorld.com en la Red
Publicidad ISMH